Biografía de Steve Jobs: Lo que he aprendido leyéndola

Suelo leer libros técnicos para aprender cosas nuevas, pero necesitaba un descanso y decidí ponerme con algo diferente. La literatura fantástica me gusta, pero mis días no tiene suficientes horas para este tipo de ocio. Casualmente leí un tweet de alguien recomendando la Biografía de Steve Jobs, me pareció buena idea y a ello me puse.

Lista de cosas que he aprendido

Lo que he aprendido con la Biografía de Steve Jobs

Este post no va de un aburrido resumen del libro, lo que haré es escribir una lista de las cosas que he aprendido mientras lo leía, y las comentaré haciendo referencia a momentos puntuales que se citan en su biografía.

A veces es necesario insistir si quieres conseguir algo

La tendencia natural es rechazar todo lo diferente. Lo nuevo nos asusta, y lo más fácil es ignorarlo para seguir nuestro camino sin salir de la línea trazada. Por eso a veces es bueno ponerse pesado para persuadir a la otra persona.

Por ejemplo, si envías un email con una propuesta y lo ignoran, a veces funciona volver a enviar otro al cabo de unos días, explicando lo bueno que sería para las dos partes. Si insistes un poco muestras interés y se toman tu propuesta de otra forma. En cambio si dicen que no, es más complicado insistir sin parecer pesado, así que ya depende de cada situación.

A Jobs le daba igual parecer un maleducado, cuando quería algo iba a directo a ello cual león a su presa.

Si tienes las cosas muy claras no dejes que los demás te aparten del camino

Steve cuando tenía algo claro no dejaba que nadie le hiciese cambiar de parecer. Era un hombre a veces indeciso, pero no permitía que las opiniones (no constructivas) de los demás ensuciaran su razonamiento para llegar a la mejor solución, o para continuar por el camino que había tomado.

Cuando volvió a fichar por Apple después de ser relegado de sus funciones, despidió a casi todo el consejo de administración porque no seguían su línea de pensamiento. Cuando un ingeniero dijo que el ratón que quería diseñar no se podía hacer, lo despidió y contrató a otro, que sí pudo. Cuando quiso abrir tiendas físicas donde vender sólo productos Apple, absolutamente todo el mundo le dijo que era un error, que otros ya lo habían intentado y habían fracasado. Las tiendas Apple fueron un de los éxitos económicos más grandes de la compañía.

Si eres emprendedor tu entorno te avasallará intentando convencerte de que es mejor trabajar para alguien y tener un sueldo fijo al mes. Si estás seguro de lo que haces, agradéceles su opinión y pídeles que no te la vuelvan a dar si no se la pides. No dejes que sus miedos contaminen tu ilusión.

Si los productos giran entorno al cliente tendrás éxito

Cuando Jobs volvió a Apple para resucitarla, se encontró un escenario desolador. El rumbo había cambiado completamente, ahora los ordenadores se fabricaban para que la empresa obtuviese beneficios, en vez de para cubrir nuevas necesidades, y eso hizo que la compañía estuviese al borde de la quiebra.

Él decía que si fabricabas productos geniales los beneficios vendrían solos porque todo el mundo querría tener uno. Y tenía toda la razón, durante mucho tiempo Apple fue la empresa más valiosa del mundo.

Famosas eran sus discusiones a pleno pulmón con quienes le decían que tal material o tal diseño eran muy caros de desarrollar. Eso a él le daba igual, no estaba ahí por el dinero, estaba ahí para hacer productos increíbles.

Si estás en sintonía con el público objetivo y tienes mucha experiencia, la intuición puede valer más que un estudio de mercado

Daba mucha importancia a la intuición, cuando estuvo en la India buscando a sus guías espirituales se dio cuenta que allí la gente tomaba las decisiones basándose en su propia intuición, y que en occidente todo se calculaba al milímetro.

La intuición no es otra cosa que una decisión que toma el subconsciente en base a tu experiencia en ese ámbito. Por tanto puede ser muchísimo más fiable que un estudio de mercado.

Muchos grandes profesionales se sorprendían, porque tomaba las decisiones durante las primeras reuniones. Algo que en otra empresa tardaría meses, él lo hacía en días porque se basaba en su intuición. Aunque en ocasiones hacía parar todo el proyecto para empezar desde el principio, porque le había venido una idea que era mejor que la anterior.

Si algo no funciona hay que volver a empezar

Le pasó en Pixar haciendo Toy Story y también en Apple haciendo el primer iPod. Se dio cuenta de que aquello no era lo que él quería y dio marcha atrás del todo, empezó desde el principio desechando el trabajo realizado.

Si has invertido mucho tiempo, esfuerzo y dinero, puede parecer una locura, pero mira el éxito que ha tenido Toy Story y el éxito que ha tenido el iPod.

La experiencia de usuario es el mejor marketing que puedes hacer

Una de las cosas más criticadas de los productos Apple es su entorno tan cerrado. Pero el motivo no es otro que ofrecer una experiencia de usuario perfecta. Si algo no se puede toquetear, no se va a estropear, siempre funcionará como el primer día.

Su obsesión por la experiencia de usuario completa era tanta, que decidió abrir tiendas Apple para controlar hasta la forma de vender el producto al cliente.

Cuando consigues que el usuario se sumerja en tu producto y lo disfrute de principio a fin, tendrás a un auténtico comercial a tiempo completo. ¿Qué mejor marketing que una persona recomendado desinteresadamente tu producto a su círculo de confianza?

El éxito está en el cruce de caminos entre las humanidades y la tecnología

Para él, uno de los secretos de Apple era que sus productos combinan arte y tecnología. Otros fabricantes se limitan a ponerle una carcasa al hardware que han desarrollado. En Apple primero diseñan la estética del producto y después los ingenieros se las ingenian para que quepan allí los componentes.

Para ser el mejor hay que rodearse de los mejores

Esto es algo que sabemos todos, no es ningún descubrimiento, pero no siempre  lo aplicamos. Steve Jobs decía que le gustaba rodearse de gente más inteligente que él, y tenía toda la razón, es la mejor forma de seguir creciendo.

También decía que en su equipo sólo podían jugar jugadores de primera. Es una buena forma de entenderlo, si quieres jugar en primera tienes que fichar jugadores de primera.

Forma un equipo unido con un objetivo común

Una de las técnicas que utilizó para unir a su equipo cuando competía contra Microsoft, era hacerles entender que su trabajo era imprescindible para el futuro del sector, que si Microsoft conseguía hacerse con el monopolio entrarían en la edad oscura de la tecnología. Y vaya si lo consiguió, sus empleados trabajaban 90 horas a la semana, y tan contentos.

Otro momento importante fue cuando nació el iPod. Se explica en el libro, que Sony tenía todas las papeletas para lanzar el mejor reproductor MP3 que pudiera haberse hecho, pero cada departamento trabajaba con sus propios objetivos, y es lo que les hizo fracasar. Al no ir todos a una, se priorizaba el trabajo propio, por lo que el departamento de tecnología no se puso de acuerdo con el de música, y Apple se les adelantó con un producto muchísimo mejor que el que después sacó Sony.

Si quieres vender hazlo desde las emociones

Una cosa que se repite constantemente en su biografía, es que Steve Jobs ponía muchísima pasión en sus reuniones, contaba las cosas con intensidad. Vivía sus productos y es lo que transmitía, tanto que llegaba a cautivar a quien quiera que hablase con él.

Bueno la verdad que podría seguir escribiendo y escribiendo, porque el libro da para mucho. Pero mi intención no es aburrirte, así que si quieres hacer tuyos todos estos conocimientos, y muchos más, puedes comprar la biografía de Steve Jobs en Amazon.es

Y una cosa más…

Por último apuntar que no es una biografía para echarse rosas a si mismo, Steve Jobs fue a buscar a Walter Isaacson, su biógrafo, cuando enfermó, pero en ningún momento le dijo lo que podía o no poner. De hecho, nunca leyó el libro porque sabía que no le iba a gustar lo que allí ponía.

A medida que vas leyendo te das cuenta que el biógrafo tuvo total libertad, pues retrata a Steve como una persona brillante, un genio, pero cruel, obsesivo y bipolar.

Y yo me pregunto, ¿todos los genios están locos, o consiguen sobresalir por encima del resto porque no tratan de ocultar la propia locura que todos llevamos dentro?